CADE Mide: un tablero de control para el desarrollo del Perú

Una característica central de los países desarrollados es que el Estado y el sector privado están mucho mejor articulados entre sí que en el resto del mundo. Las conferencias anuales de ejecutivos (CADE) han sido, durante más de cinco décadas, uno de los pocos espacios de articulación en el Perú entre unos y otros. Es el foro donde autoridades estatales y empresarios destacados presentaban sus planes e ideas, y se escuchaban para entenderse y acercar posiciones.

Este año la CADE ha dado un paso más en su objetivo por contribuir al desarrollo del país desde una perspectiva que integre los esfuerzos del Estado, del sector privado y de la ciudadanía. Este esfuerzo se ha denominado CADE Mide: el Monitor de Indicadores del Desarrollo de CADE. El propósito de este monitor es contribuir a que el Perú cuente —como muchas empresas— con un ‘tablero de control’ (o balance score card) que nos permita seguir periódicamente cómo avanzamos hacia el desarrollo.

Para que CADE Mide pudiese tener un impacto real en la discusión pública, nos propusimos que el tablero debía tener 21 indicadores, pensando en el 2021, el año en que culmina su gestión el gobierno actual y en el que se conmemora el bicentenario de la República. La idea es que en los próximos cinco años se presente la evolución de este tablero en cada CADE y que en el 2021 se evalúe si se amplían o modifican algunos indicadores o si se reemplazan si ya se alcanzaron los objetivos deseados. Por eso cada uno de estos 21 indicadores tiene una línea de base y unos objetivos para el 2021.

INDICADORES

El desarrollo es multidimensional: comprende aspectos sociales, institucionales y económicos. Para CADE Mide hemos seleccionado siete indicadores de cada uno de estos aspectos. La selección fue muy ardua. Se partió de los temas más relevantes para el desarrollo, pero luego hubo que hacer algunos ajustes en función de la existencia o no de datos confiables y comparables. Dos innovaciones que se hicieron para armar el tablero fueron la aplicación de indicadores compuestos a partir de indicadores independientes y el uso de rankings internacionales.

Los indicadores sociales seleccionados están en el campo de la salud, la educación y la infraestructura social. En el campo de la salud construimos un indicador que integra la tasa de niños menores de cinco años con anemia con la de aquellos que tienen desnutrición crónica. Actualmente casi la mitad de los niños peruanos tiene anemia o desnutrición. La anemia afecta el desarrollo de la inteligencia y la desnutrición crónica aumenta el riesgo de contraer enfermedades. El objetivo es bajar este indicador de 49% a 22.8% en el 2021. El otro indicador de salud seleccionado es el número de días que debe esperar una persona para acceder a una consulta médica en la salud pública. Actualmente es de 18 días. El objetivo es bajarlo a siete días, que es el promedio actual en el sector privado.

En el campo de la educación hemos construido dos indicadores compuestos del grado de aprendizaje: los niños de segundo de primaria con competencias suficientes tanto en comprensión lectora como en razonamiento matemático y los jóvenes de segundo de secundaria con competencias suficientes en escritura, comprensión lectora y razonamiento matemático. El resultado es desolador. A pesar de los avances de los últimos años, sólo el 26.1% de los niños aprueba el primer indicador y, lo que es más dramático, apenas el 6.4% de los jóvenes aprueba el segundo. Las metas para el 2021 son incrementar el primero a 35.9% y el segundo a 10.8%. Pocos resultados como éstos muestran tan dramáticamente el largo camino que tenemos por delante.

En el campo de la infraestructura social, seleccionamos escuelas con acceso mínimo a todos los servicios básicos (agua, saneamiento, electricidad e Internet); hogares con acceso a agua, saneamiento y energía; y personas con acceso a Internet, sea en su hogar o a través de un dispositivo personal. En estos campos se aspira a un gran avance en los próximos años. Las escuelas con infraestructura básica pasarían de 42.9% a 80%; los hogares con infraestructura básica de 74.1% a 93.2% y la población conectada a Internet de 40% a 60%. El mayor desafío está en el campo del saneamiento, donde el país está estancado desde el 2011.

En materia de desarrollo institucional tuvimos que recurrir a rankings internacionales para medir nuestro progreso relativo en democracia, calidad de instituciones y corrupción. La mayor parte de indicadores de esta sección está relacionado a la violencia. Incluimos victimización de delitos, homicidios, confianza en la policía y violencia infantil. Evaluamos incluir mujeres víctimas de violencia, pero no encontramos un indicador suficientemente confiable. Tampoco encontramos buenos indicadores del sistema de justicia. Es una tarea para el futuro.

En el ranking de democracia, que mide , el Perú no está mal; pero podría estar mejor. Planteamos pasar del puesto 65 de 167 al puesto 60. En el ranking de corrupción, que mide Transparencia Internacional, estamos en el puesto 88 de 168 países y proponemos avanzar al puesto 75. En el ranking de calidad de instituciones del WEF estamos en el puesto 116 de 140 y pensamos que debemos llegar al menos al puesto 100.

En lo que se refiere al desarrollo económico decidimos incluir el crecimiento promedio del PBI, las personas con empleo formal, la pobreza, la red vial pavimentada, la llegada de turistas del extranjero al país y nuestra posición en el ranking de Doing Business del Banco Mundial y en el ranking de innovación del WF.

Los objetivos son desafiantes: crecer 5% en promedio en los cinco años; pasar de 26.7% a 60% de empleo formal; disminuir la pobreza de 21.8% a 15%; incrementar la red nacional y departamental pavimentada de 40.7% a 61.2%; pasar de 3.8 millones a 7 millones de turistas al año; mejorar nuestra posición en el Doing Business del puesto 53 al 35; y en innovación del puesto 116 al puesto 100.

CADE Mide es el resultado de un esfuerzo conjunto de IPAE Acción Empresarial, APOYO Consultoría e Ipsos Perú. En la medida en que las autoridades y la opinión pública lo hagan suyo, contribuirá a que el país avance de manera más equilibrada y sostenida hacia el desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s